Casa vista

Nos encontramos con una vivienda de nueva construcción que se ubica en una parcela de forma irregular pero con la ventaja de ser esquinera. Ésta comparte uno de los muros con una vivienda que se construirá en un futuro.

Rodeada de vecinos tradicionales, la casa es fácil de reconocer en este enclave de viviendas de la misma tipología. Exteriormente, destaca por la cubierta a una sola agua y la utilización del ladrillo caravista y el enlucido blanco como materiales principales. En sus diferentes fachadas se juega con ambos remarcando el dibujo de cada uno de los huecos.

La vivienda se organiza en dos plantas más una tercera abuhardillada. En la planta baja se diseñan la cocina, el salón-comedor, el estudio y un aseo de cortesía. Estas estancias tienen conexión directa con el exterior que se llena de vegetación y sirve como regulador de la luz solar directa. En la planta primera se distribuye el programa más privado, los dormitorios, que comparten una pequeña terraza.

La escalera constituye un potente núcleo vertical con un diseño compacto hasta la primera planta y más liviano en la parte superior, ya que los escalones sin contrahuella permiten que la luz que viene de la cubierta fluya también a través de ella.

Se persigue en todo momento el comportamiento sostenible con una adecuada orientación de los espacios interiores y el control térmico mediante el diseño de los voladizos de la cubierta.

Se ha trabajado con los materiales más neutros posibles con el objetivo de generar un espacio no contaminado y que sea el propio usuario quien le dé el color y la personalidad deseada.

 

FOTOGRAFÍAS
Carolina Piqueres

SUPERFICIE
216 m2

FECHA INICIO Y FIN DE OBRA
Febrero 2017 | Marzo 2018

LOCALIZACIÓN
46703 Benirredrà (Gandia)